Iluminación para un taller mecánico

Escrito por: Secom
21 de diciembre, 2023
Tiempo de lectura: 5 min

La iluminación de un taller es un factor clave para garantizar la seguridad y el entorno de trabajo adecuado. Más allá de criterios estéticos, que también son importantes, se debe priorizar que facilite la realización de las tareas propias de la actividad en estas instalaciones. Evitar parpadeos, sombras o deslumbramientos son algunas de las claves. Sin embargo, hay que tener en cuenta otras muchas cuestiones. ¿Cuáles son?

En este artículo trataremos...

  • Factores para tener en cuenta a la hora de iluminar un taller
  • Zonas de trabajo y su iluminación
  • Qué luminarias LED puedo instalar en un taller mecánico
  • Iluminación adaptada de SECOM

Factores para tener en cuenta a la hora de iluminar un taller

La iluminación en un taller mecánico es uno de los aspectos más importantes para la productividad y la calidad del trabajo en este tipo de entornos. Contribuye a la prevención de riesgos laborales y comodidad, y permite ejecutar tareas con precisión, rapidez y eficiencia. Además, es un aspecto básico para evitar el deterioro de las condiciones de visión de las personas que trabajan en él y de su salud ocular.

Es importante hacer notar que los talleres cuentan con distintas áreas, cada una de las cuales cumple una función determinada. Normalmente, hay oficinas, recepción, zonas de trabajo, fosos, almacenes, etc.

Un ambiente de trabajo óptimo requiere una iluminación personalizada y específica para cada una de ellas. La intensidad, la distribución de la luz y la temperatura del color varían en función de los requerimientos de cada espacio.

Taller iluminación LED

Por otro lado, estos lugares están expuestos de manera cotidiana a todo tipo de residuos, suciedad y objetos de diferentes características. Hay aceites, lubricantes y combustibles. Se genera polvo y circulan partículas de metal, además de rastros de neumáticos, desperdicios de líquidos de frenos, piezas y otros muchos componentes. El movimiento de vehículos, maquinaria y herramientas propicia riesgo de golpes, exposición a gases, humo, chispas de soldaduras, etc. Por lo tanto, los talleres han de contar con mobiliario y piezas resistentes, lo que incluye a las luminarias.

Otra cuestión que no se debe dejar pasar es la eficiencia energética. Aunque hay que tratar de aprovechar la luz del sol todo lo posible, normalmente las luminarias deberán funcionar toda la jornada. Esto supone un gasto importante en la factura eléctrica, que es recomendable tratar de minimizar. El objetivo es garantizar una luminosidad uniforme, nitidez de visión en todo momento y ahorro en el consumo. Para ello, las luminarias LED son la opción idónea.

Zonas de trabajo y su iluminación

La iluminación varía dependiendo del lugar. Así, estos son los principales entornos y sus características.

  • Entrada y oficinas. La de trabajo administrativo requiere de unos 500 lux. Si es posible, se debe aprovechar al máximo la luz natural. En cuanto a la recepción un margen aceptable puede estar entre 300 y 600 lux.
  • Zonas de realización de tareas mecánicas de precisión. Las áreas de trabajo requieren una gran cantidad de luz y ausencia de sombras o parpadeos. El mínimo de luminosidad es de 500 lux. No obstante, lo más aconsejable es garantizar entre 750 y 1200 lux o incluso más para zonas como las de pintura. Dado que es importante tener representaciones fidedignas del color en ellas, se recomienda priorizar la luz natural. Sin embargo, esto no siempre es posible. Por lo tanto, habrá que recurrir a luminarias con un alto índice de reproducción cromática.
  • Zonas de tránsito. Como en ellas no se realizan tareas de precisión, sino que su función se limita al paso de personas, estas áreas tienen poca necesidad lumínica. Basta con que haya la suficiente luz para ver bien por donde se pasa y no haya lugar a equívocos. El mínimo requerido es de 100 lux. Estos lugares cuentan con iluminación de emergencia, cuyo rango de luminosidad también es bajo y está en torno a los 100 lux.
  • Áreas de almacenaje y archivo. Se recomiendan 150 lux para que se vea con claridad y no haya lugar a errores.
  • Fosos. Requieren una buena visión, reforzada con lámparas de mano o sistemas similares, con mínimos similares al resto del área de trabajo, es decir, 700-1000 lux.

A pesar de que estas son las características y los niveles más usuales, es recomendable valorar otros condicionantes. Entre ellos están los siguientes:

  • Contraste de color o luz. Cuando hay poco contraste, se puede perder calidad en la visión.
  • Áreas con muchos objetos o materiales y alta probabilidad de caídas o golpes. En esas circunstancias, se ha de adaptar la luminosidad para evitar riesgos.

En cualquier caso, la iluminación artificial daylight o diurna es la aconsejable, con una temperatura de color próxima a los 6500 kelvin. Es la más parecida a la luz solar.

Qué luminarias LED puedo instalar en un taller mecánico

Las luminarias LED son la opción que reúne más ventajas para este tipo de instalaciones. Combinan factores como los siguientes:

  • Eficiencia energética.
  • Larga vida útil.
  • Excelentes prestaciones de luz brillante y clara.
  • Posibilidades de integración con sistemas inteligentes.
  • Adaptabilidad y uso con accesorios.
  • Fácil instalación.

Mecánico iluminación taller

Además de esto, hay una gran variedad que se puede usar, como:

  • Proyectores.
  • Focos.
  • Pantallas.
  • Campanas.
  • Paneles-

En este sentido, no hay que pasar por alto el índice de protección IP. Esto es así por la necesidad de que sean resistentes ante el efecto de agentes externos como el polvo y el agua. Los talleres mecánicos son zonas expuestas a estos elementos, por lo que un índice de protección IP65 es el más recomendable. La temperatura de color ha de ser neutra o fría.

 

Iluminación adaptada de SECOM

El catálogo de SECOM incluye variadas soluciones para iluminar talleres mecánicos. Destacan por su resistencia, eficiencia, durabilidad, adaptabilidad y tecnología avanzada. Entre las opciones disponibles se encuentran las siguientes:

  • Konak. Campana con diseño innovador y estética optimizada, robustez, durabilidad y alto rendimiento.
  • Protek Q1. Proyector que se caracteriza por su gran flexibilidad, eficiencia energética y adaptabilidad.
  • Likon. Proyector especialmente pensado para áreas que requieren grandes paquetes lumínicos.

Todos estos son productos fabricados con tecnología LED, perfectos para proyectos de iluminación en un taller mecánico. La elección de luminarias LED, especialmente aquellas ofrecidas por SECOM, proporciona una solución eficiente y duradera para crear un entorno de trabajo óptimo.

Más en nuestro blog